Dieta disociada para adelgazar: ¿cómo funciona?

Como su nombre lo indica, la dieta disociada tiene como objetivo »disociar» o no mezclar diferentes tipos de alimentos en la misma comida, dependiendo de los nutrientes que los compongan.

La dieta disociada se ha hecho muy popular, pues permite consumir casi todo tipo de alimentos, en la medida en la que no hayan hidratos de carbono y proteínas en el mismo plato. Esto, basados en el concepto de que cada grupo de comidas necesita distintos tiempos de absorción, un tipo de pH diferente, (dependiendo de si es alcalino o ácido), y enzimas específicas para su correcta digestión.

Esta dieta justifica que al hacer ingesta simultánea de estos alimentos habrá más probabilidad de acumular grasa, y tener problemas digestivos, ya que el cuerpo tardará más en realizar este proceso, al no saber si digerir proteínas, grasas o hidratos de carbono.

¿En qué se basa la dieta disociada para bajar de peso?

Como dijimos en un principio, si se sigue el método de la dieta disociada, distintos macronutrientes no deben consumirse en la misma comida. Según las dietas disociadas, estos alimentos se dividen en 3 tipos o 3 grupos:

Proteícos

Los alimentos protéicos son los que tienen una gran cantidad de proteínas, y aportan aminoácidos esenciales para el cuerpo. Estos ayudan a reparar células, crear hormonas, anticuerpos y enzimas, y a dar energía; ayudando, por ejemplo, a curar músculos, huesos, órganos y la sangre.

Por lo general, los alimentos ricos en proteínas se encuentran en productos de origen animal, como en huevos, carne de vaca, carnes blancas, pescados, o leche, pero también en vegetales, fríjoles, guisantes, frutos secos y semillas.

Glúcidos

Este tipo de alimentos, también conocidos como carbohidratos o hidratos, son aquellos que tienen altos contenidos de hidratos de carbono, y que nuestro cuerpo descompone, convirtiéndolos en glucosa. Se dividen en azúcares, almidones y fibra.

Algunos ejemplos de ellos son el pan, el arroz, la pasta, las patatas, los cereales, las frutas y los dulces.

Neutros

Los alimentos neutros, son los que tienen un nivel de pH cercano a 7, como el agua, las verduras, el aceite de oliva, las legumbres, el yogur o la avena.

De esta manera, según la base teórica en la cual se basa la dieta disociada, al no separar el consumo de estas comidas, nuestro cuerpo no estará en capacidad de procesar toda esta variedad de alimentos a la vez, haciendolo colapsar, almacenar azúcar en el cuerpo, crear grasas, y, por lo tanto, engordar.

Es así que para evitar lo antes mencionado, es preciso no mezclar en un mismo plato alimentos protéicos con los glúcidos, ayudando al sistema digestivo a que esté enfocado en procesar exclusivamente una clase de comida, evitando que aumente nuestro peso.

Además de esto, a la hora de hacer una dieta disociada, es necesario evitar el consumo de productos con azúcar e industrializados, comer alimentos frescos e integrales, beber agua, masticar bien, reducir el consumo de sal, usar hierbas naturales para condimentar, y aderezar con limón, miel o vinagre.

Asimismo, se debe acompañar la dieta disociada con ejercicio al menos tres veces por semana durante una hora. También podría interesarte: Cuáles son las ventajas y desventajas de la dieta Dukan?

Menú acorde a la dieta disociada: alimentos con proteínas vs alimentos con hidratos de carbono

Cuando se toma la decisión de tener un estilo de vida basado en la separación del contenido de los platos, es primordial tener asesoría de un especialista en nutrición que de información y claridad a la hora de organizar un menú diario.

El organismo de cada persona es diferente, y tener una correcta alimentación, basada en nutrientes necesarios, es fundametal para tener un organismo sano.

A continuación, presentamos una serie de platos de la dieta disociada, divididos en tres comidas y dos entre comidas, donde siempre se parte de servir alimento neutro, junto con proteína o con carbohidrato:

Desayuno

De bebida recomiendan infusiones de aromática o té, café o zumos de frutas. Y como comida 2 rebanadas de pan con tomate natural, o huevo con setas.

Media mañana

Algunas de las opciones para alimentarse entre comidas son un puñado de frutos secos, una fruta, o un yogur.

Almuerzo

Para un plato más robusto, como el almuerzo, se recomiendan platos como pasta con vegetales cocidos y setas, o carne de res con ensalada de varios vegetales, aderezada con yogur, aceite de oliva, pimienta, ajo y queso bajo en grasa.

Merienda

De manera similar a la comida planteada para media mañana, como merienda, la fruta siempre será una buena opción; también se sugiere comer galletas, acompañadas de alguna infusión.

Cena

Para un plato que debe ser suficiente, pero ligero, por ser la última comida antes de dormir, muchas veces se sugiere consumir espárragos a la plancha o al vapor, acompañados de pescado e infusión, o huevos con verduras cocinadas.

Estas son solo algunas de las opciones que ofrece la dieta disociada, donde se respetan las separaciones entre grupos de macronutrientes, y que podrían funcionar para perder peso. Incluso se podría sugerir como una dieta rápida de una semana.

Ventajas y desventajas de la dieta disociada

Ventajas y desventajas de la dieta disociadaA pesar de que hay muchas personas que han dado testimonio de la efectividad de la dieta disociada, muchos de los datos e hipótesis sobre la efectividad de la absorción de los alimentos cuando se consumen de manera separada, no tienen estudios científicos que los soporten.

Por esta razón, en este sitio web se hace pertinente revisar información de sus pros y sus contras, para tener un criterio certero, frente a llevarla a cabo o no.

Ventajas

  • La dieta disociada limita el consumo de algunos grupos de alimentos como los procesados, los azúcares y las grasas, pero no prohibe la ingesta de ninguno que sea nutritivo, al contrario de dietas como la Dukan, que únicamente permite comer 100 alimentos.

  • Es una dieta que no está basada en las cantidades que se consuman, sino en la correcta distribución y separación del grupo de nutrientes en cada comida.

  • La dieta disociada resalta sobre otro tipo de regimenes alimenticios, de hecho, determina que si sientes hambre puedes consumir entre comida y comida.
  • La dieta disociada ayuda a tener una digestión más fácil y eliminar molestias provocadas por el consumo de muchos tipos de de alimentos de manera simultánea.
  • Esta dieta no irrumpe abruptamente el estilo de vida de la persona que decide tomarla, pues sigue las pautas nutricionales aparentemente adecuadas, con el consumo de cereales, frutas, verduras, leche, patatas, legumbres, arroz, pescados, entre otros.

Desventajas

  • Como dijimos anteriormente, una de los mayores contras de la alimentación disociada, es que no existen estudios basados en al ciencia que aseguren que al no comer grupos alimenticios diferentes se pueda bajar de peso.

  • Con esta forma de alimentación hay que tener cuidado, y calcular muy bien cuántas calorías se están consumiendo, pues de no ser así, podría ser insuficiente en nutrientes y crear problemas en la salud.
  • Es difícil separar los alimentos basandose únicamente en sus proteínas y sus hidratos de carbono, pues estos por lo general, no tienen un único macronutriente, si no que están constituidos por dos, por ejemplo el pan.
  • Si no se hace un correcto proceso de inmersión a la dieta disociada, en la que se cuente con asesoría profesional y una transición adecuada, es posible que se generen problemas de salud, o que se baje muy rápidamente de peso, pero, de la misma forma, se recupere nuevamente.
  • Como la dieta disociada no brinda información ni restricciones sobre las cantidades de cada alimento que es preciso consumir diario, semanal y mensual, personas que no busquen a un nutricionista antes de iniciar con el régimen de alimentación, podrían cometer errores asociados al consumo demasiado frecuente, por ejemplo, de carnes rojas, generando problemas cardiovasculares, o digestivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here