Artritis gotosa: uno de los tipos de artritis más dolorosos

Al pasar de los años, es común que algunas funciones básicas del organismo comienzan a deteriorarse, dando paso a problemas como la descalcificación, la incontinencia o los conflictos mentales.

Sin embargo, una de las enfermedades autoinmunes más frecuentes, especialmente en los adultos mayores, es la artritis. Pues al tener más de 100 variantes como la artritis psoriásica o la reumatoide, esta ha llegado a afectar al 1.0% de la población mundial.

Aunque actualmente existen algunos medicamentos o ejercicios que permiten tratar y controlar algunas afecciones, hoy en día no existe una cura definitiva para la artritis. Por lo que es fundamental para los pacientes identificar las causas y los síntomas de este trastorno para poder iniciar el tratamiento rápidamente.

A continuación se explicará a fondo el origen y los dolores más usuales que pueden experimentar los pacientes con artritis gotosa o gota, pues esta es una de las versiones más populares e investigadas de los últimos años.

¿Qué es la artritis gotosa?

Qué es la artritis gotosaLa gota, al ser un tipo de artritis, es una enfermedad crónica que genera un gran dolor e hinchazón en las articulaciones. Esta se destaca por aparecer en pacientes, en su mayoría varones con hiperuricemia, es decir, con altas concentraciones o cristales de ácido úrico (urato cérico) en el cuerpo.

Esto genera simultáneamente algunos cristales de urato, los cuales comienzan a acumularse en los tejidos avasculares como el cartílago, los ligamentos, los tendones o al rededor de las articulaciones. Produciendo una respuesta inflamatoria, que dependiendo del nivel de hiperuricemia, puede llegar a ser muy doloroso y dañar algunas funciones temporalmente.

Sin embargo, un diagnóstico temprano le permitirá al paciente regular y en algunos casos solucionar la mayoría de ataques de dolor a través de un tratamiento específico y generando cambios en su alimentación y estilo de vida.

Signos y síntomas principales

Si bien se suele relacionar a la gota con los dolores típicos de las artritis reumatoide y psoriásica, esta versión puede llegar a ser una de las más fáciles de identificar, pues su sintomatología es bastante evidente y suele venir con diferentes cambios físicos.

Uno de los primeros signos más evidentes de la artritis comienza con un dolor muy agudo en los dedos de las manos, en el dedo gordo del pie o en alguna extremidad inferior que suele aparecer de forma repentina durante la noche. Además, también se puede evidenciar en la zona afectada enrojecimiento, hinchazón, rigidez y un aumento en la temperatura.

En los pacientes con hiperuricemia crónica, el usuario puede experimentar taquicardia, fiebre, escalofríos y malestar general. Además, las articulaciones afectadas pueden llegar a variar considerablemente, poniendo en riesgo el tobillo, la rodilla, las muñecas o el codo.

Vale la pena indicar que esta enfermedad suele crear ataques que, de acuerdo al paciente, pueden mantenerse solo por una semana o llegar a durar todo un año. Incluso existen ejemplos de personas que nunca volvieron a padecer de estos dolores.

Tofos y complicaciones

Tofos y complicacionesComo se indicó anteriormente, tratar todos los factores de riesgo de la hiperuricemia o el ácido úrico rápidamente, es fundamental para regular el ataque agudo de la gota y algunas complicaciones crónicas.

Pues de acuerdo a todo el conocimiento médico y la información recolectada de diferentes investigaciones, las personas con una artritis crónica no tratada pueden llegar a tener algunos signos que limitaran el movimiento de la articulación de los dedos, deformidades permanentes o incluso dificultad para orinar o disfunción renal.

Además, en los pacientes que han experimentado un ataque de gota de manera regular, suelen desarrollar tofos, los cuales son depósitos de ácido úrico que suelen alojarse en los tejidos blandos. Los tofos se pueden presentar como protuberancias de color blanco o amarillo y en casos extremos, pueden afectar órganos como el riñón.

¿Por qué se genera la artritis gotosa?

Una de las consecuencias principales de la gota es la hiperuricemia, la cual es el exceso de uratos en la sangre; pues al no ser filtrados de forma adecuada por los riñones, generaran una acumulación en cristales de urato.

Si bien esto le suele ocurrir principalmente a los pacientes de edad avanzada con antecedentes familiares con esta enfermedad o al uso de algunos medicamentos, estudios de la universidad de Madrid y algunos de los nutricionistas más populares de Estados Unidos, han relacionado esta enfermedad a algunos comportamientos alimenticios dañinos.

Permitiendo que los principales factores de riesgo sean la ingesta desproporcionada de alimentos ricos en purinas, bebidas con un alto contenido de azúcar o fructosa y problemas de salud como la hipertensión, la insuficiencia renal o la obesidad.

De esta manera, el tratamiento principal que evitara el avance de la hiperuricemia y controlara los dolores articulares se basa en medicamentos especiales y una dieta saludable.

Criterios clínicos y diagnóstico

Criterios clínicos y diagnósticoRecordemos que el diagnóstico temprano de la gota y la atención médica adecuada mejorarán la calidad de vida de la mayoría de personas rápidamente y evitaran complicaciones en los dedos y cartílagos a largo plazo. Por lo que un diagnóstico clínico adecuado será la base de todo el tratamiento.

Aunque los síntomas se evidencian fácilmente en algunos pacientes, no todos desarrollaran los cambios físicos típicos de estas enfermedades, por lo que existen diferentes exámenes y pruebas con la que los médicos podrán identificar los niveles de ácido úrico e incluso identificar los factores de riesgo de cada persona.

El análisis de sangre o del líquido sinovial son los exámenes más comunes a la hora de detectar los niveles altos de ácido úrico en las personas, pues los cristales de urato se podrán identificar fácilmente bajo un microscopio.

Sin embargo, aunque estos exámenes son un buen indicativo de gota, no son una prueba contundente, pues algunas personas pueden tener altos niveles de urato y no presentar esta enfermedad.

Por otro lado, las radiografías tomadas directamente a la articulación permiten identificar tofos o depósitos de urato incluso antes del primer ataque agudo. Por lo que es una excelente opción para algunos médicos.

Cómo tratar la gota

Cómo tratar la gotaEl tratamiento principal de los principales tipos de artritis, como la psoriásica o la reumatoide, se basara en tratar la hiperuricemia en la sangre, pues de esta manera, el depósito de ácido úrico se disolverá naturalmente; permitiendo que la persona, si sigue todas las indicaciones y restricciones adecuadamente, pueda eliminar y prevenir el trastorno de forma definitiva.

Inicialmente, se recomienda el uso de fármacos como los antiinflamatorios, los corticoides o la colchicina para aliviar el malestar y reducir la hinchazón en la articulación. Además, también existen algunos fármacos que mantendrán los niveles de urato regulados, como por ejemplo el Alopurinol, Interleucina 1 o la Pegloticasa.

Simultáneamente, uno de los pilares para alcanzar un nivel adecuado de ácido úrico y evitar la acumulación de cristales, se basará en implementar una dieta baja en azúcares, ultra procesados y alimentos ricos en purinas, pues todos estos se descomponen a través de la enzima xantina oxidasa en uratos.

De tal manera que dietas basadas en una nutrición balanceada y basadas en el consumo de verduras y alimentos orgánicos, serán de gran ayuda para la mayoría de personas. Algunos de los planes alimenticios recomendados por algunos expertos de la salud son la dieta mediterránea o la dieta orgánica.

Finalmente, vale la pena recordar que la actividad física regular y los buenos hábitos alimenticios no solo evitaran los principales problemas de salud, también mantendrán todos nuestros sistemas y articulaciones activos y llenos de vitalidad en todas las etapas de nuestra vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here