Todo sobre la artritis psoriásica

La artritis psoriásica es una patología en las articulaciones del cuerpo que se asocia con los pacientes que padecen de psoriasis cutánea, una enfermedad que produce manchas rojas que producen comesón y escamas.

Sin embargo, hay ocasiones en las que aparece primero la artritis, y posteriormente se generan las lesiones en la piel, o también hay circunstancias en las que las dos enfermedades se desarrollan de manera simultánea.

Los principales signos de la artritis psoriásica son la rigidez, la hinchazon y el dolor en la articulación o articulaciones afectadas. Este tipo de artritis se puede presentar en cualquier parte del cuerpo, y aunque tiene varios niveles de gravedad, puede controlarse con diagnóstico y tratamiento, evitando a que llegue a incapacitar al paciente.

¿Qué es la atritis psoriásica?

Qué es la atritis psoriásicaSe puede decir que la artritis psoriásica es una enfermedad similar a la artritis reumatoide, ya que las dos son ocasionadas por problemas en el sistema inmune, generan dolor, hinchazón y reducción de la movilidad de la articulación.

Específicamente, la artritis psoriásica es un problema articular asociado, generalmente, a la psoriasis, una afección cutánea. Este tipo de artritis está clasificada dentro de las enfermedades reumáticas, y se manifiesta, en la mayoría de los casos, en las articulaciones de las extremidades, como los dedos de las manos o en las muñecas.

La artritis psoriásica puede ser una poliartritis, al presentarse en varias articulaciones, puede ser simétrica, es decir, ataca las mismas articulaciones tanto del lado derecho como del lado izquierdo del cuerpo, o puede generar afectación en una sola articulación.

¿Cuáles son las causas de la artritis psoriásica?

Aunque no se conoce con exactitud la causa de la artritis, las personas con artritis psoriásica pueden tenerla por factores hereditarios, genéticos, ambientales e inmunitarios.

En este último caso, la artritis ocurre cuando el sistema inmunitario ataca las células sanas, generando, además del dolor y la inflamación, una sobreproducción de celulas cutáneas y, por lo tanto, el enrojecimiento y escamación de la piel.

En relación a la asociación con temas genéticos y hereditarios, se ha demostrado que muchas personas que tienen antecedentes de esta enfermedad en su familia, son más propensas a desarrollarla y más aún, si se exponen a una viral o bacteria capaz de desencadenar esta dolencia.

Factores de riesgo

Además de la predisposición hereditaria, otros factores que pueden motivar el desarrollo de la artritis psoriásica tienen que ver con estar en un rango de edad entre los 35 y los 55 años, tener psoriasis, realizar actividades repetidamente con las articulaciones, estar en posturas incorrectas constantemente, sufrir de obesisdad, fumar o tomar alcohol frecuentemente.

También podría influir la presencia de otros tipos de artritis en el paciente, como la artritis reumatoide, o de la artritis inflamatoria más común: gota.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis psoriásica?

Dado que la artritis psoriásica es una enfermedad que afecta principalmente las articulaciones y la piel, los síntomas más frecuentes se ven reflejados en estas zonas del cuerpo. Entre los signos que pueden aparecer son los dolores, la inflamación, y la rigidez en la articulación, y la sensación de calor al tocarla.

Algunas de las zonas más afectadas son la columna vertebral, el área de los pies, el tendón de aquiles y el cuero cabelludo cabelludo sobre todo si se tiene psoriasis previa.

También, la artritis psoriásica puede causar hinchazón en los dedos de las manos y de los pies, dolor en los tendones y ligamentos, sobre todo en el talón y en la planta del pie. Inflamación de las articulaciones de las vértebras, malestar en la zona lumbar, debilitamiento de las uñas, inflamación, enrojecimiento y dolor en los ojos, visión borrosa o perdida de esta.

Asimismo, deformidades en el cuerpo y otras afecciones como diabetes, síndrome metabólico o enfermedades cardiovasculares; en los casos más graves.

Aunque los síntomas y las consecuencias pueden ser muy similares a otro tipo de artritis, es preciso que al identificar alguna de ellas, se haga seguimiento y se busque ayuda de un especialista o un reumatólogo que esté en capacidad de definir con certeza el tipo de enfermedad que se padece, para saber qué se debe hacer al respecto.

¿Hay tratamiento para la artritis psoriásica?

Hay tratamiento para la artritis psoriásicaDado que la artritis psoriásica es una enfermedad crónica y degenerativa, no existe ningún tratamiento que pueda curarla, sin embargo hay unos que, siguiéndolos de manera constante y correcta, permiten mejorar la calidad de vida de los pacientes, hasta el punto de que presenten menos síntomas e incluso, desaparezcan en algunos momentos.

El tratamiento que se receta está enfocado en hacer un control de la inflamación de las articulaciones que padecen afección, y controlar el desarrollo excesivo y doloroso del malestar cutáneo.

Para conseguir lo anterior, y darle alivio a las personas con psoriasis o con este tipo de artritis, los especialistas recetan una serie de medicamentos, terapias o procedimientos quirúrgicos, según el caso, capaces de evitar que se llegue a un estado de discapacidad.

Medicamentos para tratar la artritis psoriásica

Para lidiar con los síntomas de la artritis psoriásica, algunos de los medicamentos que se utilizan son:

  • Antiinflamatorios. Estas medicinas tienen como objetivo eliminar los dolores y reducir la inflamación en las articulaciones y la piel.

  • Medicinas para hacer más lenta la evolución de la artritis. Con los medicamentos atirreumáticos también se consigue evitar el daño permanente de las articulaciones.
  • Modificadores de la respuesta biológica. Medicamentos antirreumáticos enfocados a tratar de reducir los problemas ocasionados por el sistema inmune.

Terapias en las articulaciones

Terapias en las articulacionesAdemás del consumo de pastillas y otras medicinas, los médicos envian a los pacientes a fisioterapia o a terapia ocupacional para reducir el dolor y mejorar su calidad de vida.

En estos espacios se realizan ejercicios aeróbicos, que fortalecen los músculos; ejercicios dinámicos, que calientan el cuerpo y promueven la elasticidad; y ejercicios isométricos, los cuales buscan tensar el músculo para recuperar la movilidad de las articulaciones y trabajar las inflamaciones agudas.

Procedimientos quirúrgicos

Si las terapias físicas y los medicamentos no llegan a ser suficientes para que se tenga una calidad de vida adecuada, hay especialistas que recomiendan la implementación de procedimientos quirúrgicos en los pacientes de artritis psoriásica.

Estos procedimientos pueden ir desde la inyección constante de esteroides, para disminuir la inflamación en la articulación afectada, hasta el sometimiento a cirugía, con el propósito de reemplazar con prostesis metálicas o plásticas las articulaciones que están irremediablemente lesionadas.

¿Cómo es el diagnóstico de la artritis psoriásica?

Dado que existen una gran cantidad de artritis que comparten síntomas similares, es necesario que se haga un diagnóstico exahustivo y detallado para poder esclarecer de cuál se padece.

A pesar de que no existe una forma específica de diagnosticar la artritis psoriásica, se hacen los siguientes procedimientos, para descartar otro tipo de artritis como la gota, la reumática y el lupus:

  1. Se revisan signos de inflamación o sensibilidad en alguna articulación.

  2. Si hay, se examinan las lesiones cutáneas.
  3. Se chequea el estado de las uñas y si presentan anomalías.
  4. Se presionan los puntos cercanos a las articulaciones para determinar hipersensibilidad en la piel y músculos.
  5. Se realizan radiografías para identificar irregularidades en las articulaciones y el nivel de la artritis que se tiene.
  6. Se hacen resonancias magnéticas para tener imágenes precisas de los tejidos del cuerpo y poder identificar si hay problemas en tendones o ligamentos.
  7. Se hacen pruebas de laboratorio que determinene el factor reumatoide, útil para descartar o definir si se tiene artritis reumatoide.
  8. Se extrae y se analiza el líquido sinovial, el cual indica si hay exceso de cristales de ácido úrico, y por lo tanto si se tiene gota, en lugar de artritis psoriásica; o para saber si se tienen ambas enfermedades al mismo tiempo.

Consejos útiles

Dado que no se tiene claridad de los elementos que pueden generar la artritis psoriásica, lo más recomendable es que se tomen medidas preventivas relacionadas a las causas asociadas.

Así, se aconseja que se tenga una dieta sana, y se lleve un control de peso; se haga ejercicio regularmente, y no se espere a tener síntomas fuertes para decidir visitar a un especialista, pues, entre más rápido se trate la enfermedad, más posibilidades hay de hacer un manejo que permita una vida más cómoda y saludable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here