¿Qué es la artritis?: tipos, dolores y tratamiento

La artritis es una enfermedad que causa la inflamación de una o varias de las articulaciones. Esta enfermedad es padecida por alrededor de 45 millones de personas en Estados Unidos, y más de 300.000 personas padecen artritis en España actualmente.

Hasta el momento, se han identificado más de 100 tipos de artritis, las cuales se presentan en distintas partes del cuerpo, y pueden llegar a afectar algunos órganos como la piel, los ojos y el corazón.

Esta condición genera que el cartílago, el tejido flexible y resistente que recubre los extremos de los huesos, y que se ubica en la articulación, se vuelva menos resistente, hasta el punto de poder llegar a romperse.

Esta situación genera una gran cantidad de incomodidades para quien la sufre; por ejemplo, la artritis afecta la rodillas y todo tipo de articulaciones, puede generar rigidez, hinchazón y dolor, restricción en los movimientos del cuerpo, enrojecimiento y sensibilidad en la piel.

Los síntomas antes mencionados crean confusión entre la artritis y la artrosis, pues tienen muchas similitudes, sin embargo, estas son enfermedades distintas que no deben confundirse. La principal diferencia entre artritis y artrosis, es que la artrosis es causada por el desgaste del cartílago, la artritis puede tener varias causas y perjudica la membrana sinovial.

En la actualidad existen una gran cantidad de tratamientos que ayudan a mejorar la calidad de vida y a reducir los síntomas, sin embargo, cada terapia y medicamentos que se recetan dependendiendo de la artritis que tenga el paciente, pues es diferente si tiene algún tipo de atritis relacionada con la psoriásis, si tiene gota, el tipo de artritis más dolorosa, o si tiene lupus.

¿Qué es artritis?

De forma resumida, la artritis es un trastorno de tumefacción, que provoca sensibilidad, rigidez e inflamación de las articulaciones, haciendo que la vida de los pacientes que la desarrollan se haga un poco más difícil, a causa de los dolores producidos por el daño.

Dependiendo de su localización existen diferentes tipos de artritis, entre estas, las más comunes son la osteoartritis, la reumatoidea, la gota y el lupus. Con el fin de atender de forma contundente y eficiente la enfermedad, es necesario conocer cuál se padece, y sus síntomas de manera específica.

Tipos de artritis

Como hemos dicho anteriormente, se le llama artritis a la inflamación de alguna o varias articulaciones, que se clasifica por diferentes clases, dependiendo de su ubicación, sus síntomas, y sus causas. Algunas de las artritis que se presentan con mayor frecuencia son:

Osteoartritis (OA)

Tipos de artritisLa osteoartritis (OA), o artritis degenerativa, es una de las artritis más comunes a nivel mundial. Esta consiste en la ruptura del cartílago, generando un roce entre los huesos, inflamación de las articulaciones, dolor, e incluso, protuberancias óseas.

Este tipo de artritis puede generarse en una o varias articulaciones, y algunas variables que pueden causar un aumento en las posibilidades de desarrollarla son la edad, la genética, un peso excesivo, golpes en el área afectada, y el uso y movimiento recurrente de la articulación.

Artritis reumatoide (AR)

El tipo de artritis reumatoide se desarrolla cuando el cuerpo ataca los tejidos de las articulaciones. La artritis reumatoide es una enfermedad crónica, que, a diferencia de la osteoartritis que se refleja en el desgaste del cartílago, la AR afecta directamente el revestimiento de la articulación, llegando a causar hasta la descomposición del tejido óseo.

Los síntomas mas frecuentes de la artritis reumatoide tienen que ver con un constante dolor matutino, dificultades para dormir, desarrollo de deformidades en las articulaciones y el entumecimiento de estas; siendo una de las enfermedades con mayor diagnóstico en el mundo.

Artritis juvenil (AJ)

La artritis juvenil es aquella que afecta a los niños menores de 16 años. Este término abarca varias artritis que desarrolla este grupo de edad específicamente. La más común es la artritis idiopática juvenil o AIJ, que, al igual que la artritis reumatoide, es una enfermedad autoinmune que puede causar tensión en músculos, erosión en los huesos, fatiga, desórdenes de crecimiento y deformaciones en las articulaciones.

Espondiloartropatías

Cuando el sistema inmune ataca los tendones y los ligamentos, por lo general en la zona lumbar, causando dolores, tensión y rigidez, hablamos de la espondilitis anquilosante (EA), un tipo de artritis hereditaria que puede llegar a causar deformaciones en la columna vertebral, la pelvis, los hombros y las caderas.

Este tipo de enfermedades suelen ser más comunes en hombres que en mujeres, quienes tienen mayores posibilidades de tener el gen que carga con ella.

Lupus eritematoso (LES)

Al igual que la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico también es una enfermedad autoinmune. Esta, además de afectar las articulaciones, también perjudica el tejido que sostiene y protege los órganos, produciendo daños en piel, pulmones, corazón, cerebro y riñones.

Algunas investigaciones han demostrado que las mujeres con herencia asiática o africana tienen una mayor probabilidad de sufrir de LES, causándoles fatiga, erupciones cutáneas, rigidez, inflamación de los ganglios y dolor en la articulación, el pecho, y la piel.

La gota

La gotaLa gota es un tipo de artritis muy común que puede desarrollarse en cualquier persona de forma repentina, generando ataques espontáneos de dolor, hipersensibilidad, y enrojecimiento en una o más articulaciones. Comunmente, estos síntomas se ven reflejados en el dedo gordo del pie.

Esta efermedad se ocasiona cuando se acumulan muchos cristales de ácido úrico en las articulaciones, debido al alto contenido de este químico en la sangre, generado por la descomposición natural de purinas en el cuerpo, o por el consumo excesivo de carnes rojas, y bebidas alcohólicas y azucaradas.

Artritis infecciosa

La artritis infecciosa es una enfermedad transmitida por bacterias, virus, hongos o parásitos, a través del tracto gastrointestinal, los órganos sexuales o la vejiga. Este tipo de artritis se da cuando las infecciones generan alteraciones al sistema inmunitario, produciendo fiebre, dolor e hinchazón en diferentes partes del cuerpo.

A pesar de que la infección se haya adquirido en una parte del cuerpo distinta a las articulaciones, generando artritis en las manos, las muñecas, los pies, las rodillas y los tobillos.

Artritis psoriásica (APs)

La artritis psoriásica ataca a algunas personas que sufren de psoriasis, una enfermedad cutánea, de caracter inmunológico, que provoca enrojecimiento, escamas e irritación en la piel. Esta puede ser generada por estrés, el clima, la humedad o infecciones varias.

Los principales signos de la APs son el dolor, la rigidez y la inflamación de las articulaciones, o cualquier parte del cuerpo. Puede afectar desde los dedos, o los codos, hasta la columna vertebral.

Síntomas de la artritis: distintos tipos de dolor en las articulaciones

Síntomas de la artritisComo se ha evidenciado anteriormente, uno de los padecimientos más comunes para quienes sufren cualquier tipo de artritis, es el dolor en alguna articulación o en varias. Estos dolores pueden ser leves o fuertes, evitando a menudo, que haya movilidad, o restringiéndola drásticamente.

Además de este síntoma, dependiendo de la artritis que se tenga, se pueden evidenciar dolores de cabeza, dolores musculares, afectaciones cutáneas, endurecimiento de los tejidos conectivos de la piel, fiebre, hinchazón y enrojecimiento.

Causas de la artritis

Las causas que provocan la artritis suelen ser muy variadas. En algunos estudios se ha hablado de que puede ser producida por genética, por factores ambientales, por el desarrollo hormonal de los pacientes, e incluso por el estilo de vida que manejan.

En otros casos, se asocia que las personas afectadas por la artritis han sufrido lesiones previas a la enfermedad, han utilizado de forma repetitiva y excesiva sus articulaciones o han tenido infecciones que desencadenan la enfermedad.

Diagnóstico y tratamiento para la artritis

Diagnóstico y tratamiento para la artritisPara determinar si se tiene atritis no existe ningua prueba específica; por lo tanto, es necesario que se realicen exámenes físicos, radiografías, y que se evalúe la historia médica y familiar con cautela. Esto ayudará a que el diagnóstico y su tratamiento esté alineado al tipo de artrosis que se padezca, pues una cosa es el tratamiento de la artritis reumatoide, que el del lupus.

Algunas de las pruebas que se pueden facilitar para que se diagnostique la artritis son la del factor reumatoide, la de péptidos anticíclicos citrulinados, la hematológica, la que indica el nivel de proteína C en el cuerpo y la de sedimentación globular.

Una vez se hayan obtenido los resultados, y se tenga una conclusión al respecto, se requiere que se consulte un especialista para tratar el dolor articular, quien estará a cargo de recetar un tratamiento que tenga la capacidad de mejorar la calidad de vida del paciente. Esto suele hacerse con dieta para la artritis, antiinflamatorios, medicamentos para el dolor, y terapias de actividad aeróbica, que es el mejor ejercicio para la artritis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here