¿Cuándo es necesario consultar un reumatólogo para tratar el dolor articular?

Los dolores en las articulaciones, los huesos y los músculos suelen ser frecuentes, y cualquier tipo de malestar que tenga relación con ello, puede ser revisado y atendido por un reumatólogo.

El motivo más común por el cual las personas asisten a terapia de reumatología son incomodidades en su aparato locomotor o musculoesquelético, que es aquel que está conformado por los huesos, los músculos, los tendones y los ligamentos.

Algunas de las situaciones por las que pueden pasar los pacientes son inflamación, pérdida de la movilidad y deformación en las articulaciones; por ejemplo, síntomas de artritis en la rodilla.

¿Cuál es la labor de los reumatólogos?

Cuál es la labor de los reumatólogosPara entender con mayor claridad en qué momento es oportuno visitar un médico con especialidad en reumatología, es pertinente entender a qué se dedican estos profesionales de la salud.

Un reumatólogo es una persona especialista en medicina interna que se dedica a prevenir, diagnosticar y diseñar tratamientos para atacar problemas médicos relacionados a los músculos, los huesos y las articulaciones. Esto, a causa de condiciones como la esclerodermia, la artrosis, o la gota.

En este sentido, el reumatólogo tiene características similares a las de un traumatólogo, con la diferencia de que no está capacitado para realizar cirugías, pero sí podrían trabajar en conjunto, y remitir a los pacientes a ese especialista.

¿Cuándo acudir a servicios de reumatología?

Cuándo acudir a servicios de reumatologíaDado que la reumatología es una especialidad médica, para ser atentidos por este tipo de profesional es necesario pasar previamente por un análisis médico general, que identifique las dolencias presentadas.

En el momento en que se sienta algún dolor o incomodidad relacionada al aparato locomotor, se recomienda hacer seguimiento e ir a consulta a medicina primaria lo antes posible.

Buscar la forma de recibir tratamiento en las primeras fases en las que se presenta la sintomatología es de vital importancia, pues evita que el daño progrese y se podría recuperar la calidad de vida, evitando discapacidad a futuro.

¿Qué puede hacer un reumatólogo por alguien con malestar en el aparato locomotor?

Como se dijo anteriormente, los reumatólogos trabajan para prevenir, hacer diagnóstico y proponer tratamiento a pacientes que sufren de enfermedades reumáticas como la artritits, la tendinitis, el síndrome de sjogren, o el lumbago.

Cuando el especialista ha estudiado los síntomas presentes en cartílago, articulación, músculo o hueso, se encargará de proponer un tratamiento acorde a las necesidades de cada paciente, por lo que le asignará medicinas, terapias y si es el caso, trabajará en conjunto con traumatólogo, fisioterapeuta y rehabilitador para reunir toda la información posible para atender la enfermedad de la mejor forma.

En ciertas circunstancias, este trabajo interdisciplinar se mantiene en el tiempo, pues los reumatólogos no están en capacidad de, por ejemplo, realizar intervenciones quirúrgicas o de entender en su totalidad si la enfermedad puede ser generada por el sistema nervioso.

¿Cómo es una cita al reumatólogo?

Cómo es una cita al reumatólogoUna vez se haya decidido acudir al médico por dolores musculares, óseos o articulares, dicho profesional estará en potestad de remitir a lo pacientes a revisión con un especialista en reumatología.

La revisión con un reumatólogo tiene muchas similitudes a la que se hace en cualquier especialidad de medicina interna, pues parte de la indagación a partir de preguntas relacionadas a los síntomas y antecedentes del paciente, para posteriormente realizar exámenes físicos que develen algún signo característico de la enfermedad que se posee.

Luego, dado que las enfermedades reumáticas también suelen afectar órganos como los ojos, los pulmones, el corazón o los riñones, el reumatólogo, para hacer un buen diagnóstico y tratamiento, ausculta estas áreas del cuerpo con equipo especializado.

Además de esto, en la consulta, los profesionales en el aparato locomotor palpan el cuerpo para examinar si existe algún tipo de lesiones que puedan dar indicios de la enfermedad que se padece.

Si el proceso anterior no es suficiente para que el doctor pueda determinar un diagnóstico claro, lo más probable es que este remita al paciente a hacerse exámenes especializados y de laboratorio como el factor reumatoide o el test de anticuerpos.

De esta manera, una vez recibidos los resultados presencialmente o través de correo electrónico, el reumatólogo estará en capacidad de tomar decisiones con un soporte robusto, y podrá formular un diagnóstico certero, ofreciendo así tratamiento de la artritis psoriásica, tratamiento para la gota o tratamiento para el lupus, de acuerdo a las condiciones específicas que haya identificado.

¿Cómo evitar tener que visitar al reumatólogo?

Las enfermedades que perjudican las articulaciones, huesos y músculos, a pesar de no estar asociadas a una causa en específico, tienen relación con problemas en el sistema inmune o con la degeneración del aparato locomotor por los años o su uso excesivo.

Para reducir, en la medida de lo posible, las probabilidades de sufrir algún tipo de padecimiento relacionado al aparato musculoesquelético, es pertinente tener buenos hábitos en el día a día.

En este sentido, algunas de las medidas que se pueden tomar para evitar las consultas al reumatólogo son:

  • Mantener un peso adecuado de acuerdo a las condiciones y requerimientos de cada cuerpo. Es decir, que no sobre exija las articulaciones, produciendo desgaste prematuro.
  • Realizar entrenamiento físico para mantener activa la movilidad del cuerpo.
  • Tener una dieta balanceada, evitando alimentos que promuevan la inflamación, la retención de líquidos y la obesidad.
  • Adoptar una correcta postura, posicionándose y movilizandose de manera que se reduzca al máximo el peso en columna vertebral.
  • Tener buenos hábitos de sueño, en los que se duerma un mínimo de 8 horas, para evitar fatiga y deterioro cognitivo.
  • Conocer el cuerpo de forma tal que cuando se evidencie cualquiera de los síntomas, el paciente pueda solicitar diagnóstico y tratamiento en el menor tiempo posible. Así se logra atacar la enfermedad en sus primeras etapas, y se evita al máximo que se llegue al punto de sufrir de incapacidad o que haya pocas posibilidades de llevar una buena calidad de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here